¿Cómo dar respuesta a los desafíos que nos plantea la crisis de la COVID-19?  ¿qué hacer y cómo ante unos retos tan complejos en un momento en el que aún no se termina de vislumbrar su alcance? 

“Eta orain, zer”, desde su origen, ha tenido claro que queríamos ir más allá de la reflexión compartida. La reflexión es necesaria, pero no suficiente. Necesitamos escuchar, entender, pensar juntos/as…pero también accionarnos, organizarnos, comprometernos con ser parte de la solución. 

Al mismo tiempo, somos conscientes de que tenemos que acotar nuestras aspiraciones. Desde el convencimiento de que el esfuerzo y el compromiso colectivo suma, pero que tiene sus limitaciones.  

Así, a partir de septiembre, nos hemos propuesto trabajar cuatro desafíos concretos para conseguir cuatro prototipos que contribuyan a su solución. 

La elección de los desafíos no ha sido sencilla. Hemos tomado en consideración los temas propuestos por todas aquellas personas que rellenaron el formulario a través de la web y, además, hemos tenido que incorporar otros criterios como son:

  • Desafíos que la COVID haya puesto en evidencia como una debilidad o como una oportunidad a reforzar. 
  • Desafíos que permitan una mirada, un abordaje híbrido, que interpelen a sectores diferentes, a saberes múltiples y visiones plurales.
  • Desafíos sobre los que no se esté tratando en ningún otro foro específico del territorio guipuzcoano.
  • Desafíos que puedan permitirnos tener un resultado sólido y de calidad en poco tiempo (3 meses).

Finalmente nos hemos decantado por trabajar los siguientes cuatro desafíos:

¿y ahora?

  1. ¿Cómo promovemos una mayor confianza y acercamiento de la sociedad a la ciencia?
  2. ¿Cómo reforzamos la implicación de los jóvenes con la agenda de desarrollo sostenible para hacer frente a la emergencia climática? 
  3. ¿Cómo desconfinamos el talento artístico y potenciamos la creación y su sostenibilidad? 
  4. ¿Cómo logramos que la tecnología desarrolle su potencial de transformación social para el bien común? 

Cada desafío será trabajado por una comunidad de trabajo diferente en la que participarán en torno a diez personas, coordinadas por un equipo de apoyo. Se reunirán, en principio, de manera virtual en seis encuentros quincenales de 90 minutos de duración entre finales de septiembre y mediados de diciembre.

El objetivo de cada comunidad será elaborar, de forma colaborativa, un prototipo, entendido como la materialización de la(s) soluciones identificadas a través de un proceso de escucha y desarrolladas a partir de un proceso de co-creación en comunidad. 

Te invitamos a ver este breve vídeo que hemos preparado para que te hagas una idea más visual del planteamiento.  

Y aprovechamos también para informarte de que retomaremos las conversaciones abiertas a mediados de septiembre. Aquí tienes un avance de la nueva programación.